«Ahora comprendo por qué mis abuelos tenían muchas historias que contar. Y es que todos, pasados los cincuenta, tenemos muchas historias que contar».
Ilustración: Esther Gómez