-¡Terminé!
-El nene, que acabó.
-Ve tú, estoy ocupada.
-¡Hombre, Arantza, no me toques las narices! Me paso el día trabajando. Sólo me faltaba tener que limpiarle el culo al crío.
-Uno, no soy hombre. Dos, te pasas ocho horas trabajando, ni una más ni una menos. Te recuerdo que cuando tuvimos a Nacho me echaron a mí de la empresa y te dieron a ti mi puesto.
-Yo no tengo la culpa.
-Habrías tomado la misma medida. Estoy segura de que al que tomó la decisión, su padre nunca le limpió el culo.
#buenosdiastengais #KimDongHoon #DíaInternacionalDeLaMujerTrabajadora

Ilustración: Kim Dong Hoon