-¿Puedo soltarlo ya?
-Cuando prometa ser tan bueno como los muñecos.
-Los perros no pueden prometer.
-Lo está haciendo.
-Yo no lo oigo.
-Sólo puedo oírle yo.
-¡Mentirosa!
-¿Qué dijo?

Ilustración: Honor C. Appleton