-Tospe, ¿por qué no te relajas?
-Creo que no van a volver.
-Piensas así debido a tu síndrome de abandono.
-Nunca nos habían dejado solos a esta hora.
-Habrá ocurrido una desgracia.
-Si fuera así, estarían pidiéndonos consuelo.

Ilustración: Sam Toft