-Ñan,ñan,ñan.
-Por mí sería vegetariano, pero mis padres dicen que para crecer tengo que comer de todo. ¿Cómo es que tú eres tan alto?
-Mi dieta es muy nutritiva, pero es muy triste comer flores.
-¿Saben mal?
-Al contrario, son muy ricas. Pero date cuenta que nacen para embellecer los campos y alegrar la vida. Desprenden aromas agradables, son pacíficas y frágiles. Es terrible tener que elegir entre su vida y la mía.
-Pensándolo mejor, igual sigo comiendo carne de granja, pescado de cultivo y verduras y frutas de invernadero.

Ilustración: Tim Budgen