-“Decídete ya. Estamos llegando a la terminal. Sólo tengo que empujarlo un poco. No se va a despertar. Más peligroso fue echarle el somnífero al café. O me deshago de de él ahora o se me mete en casa otra vez”.

Ilustración: Jimmy Liao