-El mes que viene llevaremos a nuestra nieta a Grecia.
-Los viajes se acabaron, José.
-Se lo prometí.
-Eso fue antes de que te pusieras enfermo.
-El contrato no recoge esa posibilidad.
-¿Contrato?
-Sí. Temíamos que pusieras obstáculos, tomamos las medidas oportunas.
-¡A lo que eres capaz de llegar por seguir viajando!
-¿Vendrás con nosotros, verdad?
-¡Claro! Necesitarás una cuidadora, alma viajera.

Ilustración: Hollie Hibbert