-Bienvenido a nuestro paraíso.
-Sois muy amables, pero ya me voy.
-¿Te espera alguien?
-No. Es que voy a tener descendencia.
-Este es el lugar perfecto para que criar a tus hijos.
-Sin embargo a mí no me ofrece confianza.
-¿Por qué?
-Desde que llegué me han venido a saludar una zorro y una gallina, un ratón y un gato y, ahora, un lobo y una oveja.

Ilustración: Victoria Kirdiy