-Mmmmm ¡Ya está!
-Mamá tarda menos.
-Mamá lo hace todos los días.
-¿Y por qué no lo haces tú?
-¿Quieres que nos sigamos llevando bien?
-Sí papi.
-Pues no repitas lo que dice tu madre.

Ilustración: Pascal Campion