-¡Toni! Esta toalla está seca.
-Puedo explicártelo.
-¿Y bien?
-Me equivoqué de toalla.
-¿Cuál usaste?
-La tuya.
-También está seca.
-¿No te duchaste?
-Todavía no, hoy voy a hacer limpieza general.
-¿Y por qué no lo comentaste al desayuno?

Ilustración: Emilia Dziubak