-¡Adela, despierta! Toño está aquí.
-Pues vuélvelo a la cama.
-Está dormido.
-Si está dormido, déjalo donde está.
-Me temo que no es buena idea.
-Por una noche no pasa nada.
-Supongo que no, pero impresiona verlo de pie en mitad de la habitación.
-¿Qué dices?
-Que tenemos un hijo sonámbulo.

Ilustración: Komato Sakai