-¡Hola! ¿Venís a jugar conmigo?
-No nos gusta jugar aquí.
-¿Por qué?
-No se pueden arañar los muebles, rasgar las cortinas ni saltar por la ventana.

Ilustración: Renate Koblinger