-¿Y a quién más le expediste un certificado?
-A Sonia Osinaga, a Carmen Lanforte, a Sebastián Jurasti…
-¡Basta, basta! ¿Cuánto dices que cobrabas?
-Depende de para lo que necesitaran ser aptos. Hay grupos en los que es más fácil entrar que en otros.
-¿Por ejemplo?
-Carmen quería entrar en el de teatro.
-¿Y?
-Entró. No soy una estafadora, papá, te lo prometo. No me pagan hasta que los admiten. Es un negocio limpio.
-Salvo porque el curso no existe.
-Así funciona vuestro mundo. Cuando nosotros seamos mayores tenemos pensado cambiarlo.

Ilustración: Pascal Campion