«No hay mayor bien que no perder la calma».
Ilustración: Virpi Pekkala