-¿Por qué discuten?
-El gallo no quiere al erizo en la granja.
-Yo soy un gato demócrata. El que quiera que Eric se quede que levante la pata.
-Yo soy un gallo dictador, aquí no vota nadie.
-Yo soy un perro conciliador, que pase una semana fuera de la granja y otra dentro.

Ilustración: Victoria Kirdiy