-¡Oh qué injusticia que a ti tan bella te vea y yo tan horrorosa sea!
-No más injusto que el que tú, por resistente, larga vida tengas y yo, por delicada, en breve muera.