-¡María José, qué feliz me haces!
-Y tú a mí, Sandro.
-Hemos nacido el uno para el otro.
-¿Cómo nos habremos encontrado?
-¿Cómo? ¿No lo recuerdas? ¡Jamás pensé que pudieras olvidarlo! Fue algo mágico.
-¿Mágico? Me vomitaste encima las tres copas de más que te habías tomado.

Ilustración: etsy.com