-Has quedado preciosa, Sasha.
-He quedado a tu gusto, que no es el mío.
-Vamos a tener visita y debes oler bien.
-Olía bien, a gata. Ahora no me gusta como huelo.
-Hueles maravillosamente. A azahar.
-«Jamás comprenderé a los humanos. Se pasan el día quejándose de su vida y, sin embargo, no cejan de imponer sus costumbres a todo bicho viviente».

Ilustración: Maggie Cole