-Brindemos por el verano, Pipo.
-Y por el fabricante de helados.
-Y por el inventor.
-¿Quién fue?
-No sé. Vamos a buscarlo en Internet.
-¡No, o nos zamparemos el helado sin disfrutarlo enfrascados en la búsqueda!
-¡Ah, gracias que te diste cuenta!
-Soy un perro, pienso.

Ilustración: Grafolio