-Es bonito, ¿verdad?
-¿Cómo lo encontraste?
-Me trajo papá una vez.
-¿Y a mí por qué no?
-Según dijo, era una excursión solo para hombres.
-¿Qué hicisteis?
-Estuvimos pescando…
-Yo también podría pescar.
-Y estar en silencio…
-¡Ah! Eso ya es otra cosa.

Ilustración: Carola Vergara