-Hola. Me llamo Jaime y tú te llamas Sindo. Esta será tu casa y yo tu dueño.
-Vale…
-Me dijeron que tenía la obligación de cuidarte.
-Yo de serte fiel.
-Quiero que sepas que lo hago porque quiero, no porque me obliguen.
-Yo también. ¿Podemos jugar ya?
-¡Vale!

Ilustración: Pascal Campion