-…y el cazador sacó su escopeta para darle su merecido.
-¡¡¡No!!! ¡Que lo matará!
-Se comió a la abuela de Caperucita y quería comerla a ella, es un lobo malo. Hay que castigarlo.
-Pues que le pongan una multa.
-Una multa es muy poco castigo para un animal que mata humanos.
-Pero es es lo que hacen a la gente que mata a un animal protegido.

Ilustración: Helen Oxebury