-¿Doña Prudencia, qué hace en mitad de la pista de eslalon gigante?
-¡Alvarito! esta vez no libras de que se lo diga a tu padre.
-Apártesen ustedes o no respondo de las consecuencias.
-Luego hablan de nosotros los perros.

Ilustración: Catzwolf