-Anímate a pescar, Diderot.
-No me gusta pescar.
-Pero el pescado sí. Ayúdame, llenaremos primero la cesta.
-No tengo prisa, me gusta observar.
-Pues te quedarás sin tu ración, por holgazán.
-¿Y qué haréis con las sobras?

Ilustración: Sandra Kuck