-Tienes que sobreponerte.
-¿Para qué?
-Para atenderme a mí.
-Gato egoísta.
-Si no te parezco suficiente motivo para vivir, me buscaré otra dueña.
-Encima tendré que darte las gracias.
-De nada.

Ilustración: Olga Kost