-No te alarmes.
-¿Por qué iba alarmarme?
-En principio, porque los niños ya se han levantado.
-¡Horror! Yo que me prometía una mañana tranquila…
-Precisamente por eso no sé cómo decirte el resto.

Ilustración: Pascal Campion