-¡Ay, hija, gracias! ¿Es para mí?
-Sí, mamá.
-Para que dejes de llorar.
-No lloro por tu culpa.
-¿Entonces por qué desde hace días no te vistes ni me sacas de casa?

Ilustración: Barbara Maule, Pinterest