-¿Qué Tomás, pican?
-¡Qué van a picar! Están todos muertos, como yo.
-¿Qué dices, hombre?
-Ya ves, Jesús, tantos años en la mar para acabar varado.
-Tú no eres un barco, hombre.
-Yo creí que con los años sería un viejo lobo de mar, no un jubilado.
-La vida no es una novela,«Donde hay patrón, no manda marinero».

Ilustración: Ilustración y Pintura Segaley