-Esmeraos bien.
-No se preocupe, Doña Leonarda. Va a ser usted el foco de atención.
-Sí, sí. Todos los flashes se dirigirán a usted.
-¡Ni se os ocurra! Llevaré a mi amante.

Ilustración: Virpi Pekkala