-Si tú nunca lees.
-Acabo de enterarme de que mi marido lleva un diario.
-¿Y qué te importa?
-¡Claro que me importa! ¿Tú sabes cómo me pone?
-Sí.

Ilustración: Geraldine Sy