Yo soy más bien quijotesca, sin embargo comparto con el escudero del caballero su pasión por los refranes. Sin duda, debido a mis orígenes humildes, campesinos en su mayor parte. En consecuencia, hace unos días escuché en mi medio comunicativo preferido, la radio, un refrán propio de esta época y que, para mi sorpresa, desconocía o no recordaba, lo que viene a ser lo mismo sino peor. Quizá no sea ese vuestro caso, pero por sí lo es, aquí os lo escribo:

«En noviembre el enfermo que no agarra cae con la hoja de parra».

Mes en que, en efecto, llegan los primeros catarros, las terribles gripes, la decrepitud de la edad avanza inexorable, etcétera, etcétera. O sea, aquellos de salud delicada, por la cuenta que nos trae, agarrémonos.

Como veis en la imagen destacada, Toya posa gustosa para vosotros ante la Parra de Virginia tras tremenda correría por el pueblo.

Imagen: Toya ante la parra de Virginia, Fototeca propia