-Teo, vuelve a la cama.
-No puedo dormir.
-¿Por qué?
-Porque tengo gana de llorar.
-¿Por qué?
-Porque papá y mamá siempre nos dejan solos.
-Te advierto que si cuando vuelvan no estamos en la cama se enfadarán.
-Eso quiero.
-¿Por qué?
-Para que me salten las lágrimas.

Ilustración: Daniela Volpani