-Martina, no te gustaría tener en nuestro piso peces así.
-Papá, ¿no querrás confinarlos a una pecera?
-Con el tiempo se acostumbrarían, como hice yo al mudarnos al piso.

Ilustración: Pascal Campion