-…y por último se enrosca. ¡Ya está! Lista para hacer el mejor café del mundo.
-Demasiado complicado para mí.
-¡Pero si tú eres una niña muy lista!
-Por eso. Considero más sencillo introducir una cápsula en una cafetera expresso, como hace el padre de Kike.

Ilustración: Freya Blacwood