-El año pasado juré no volver a la cena navideña de trabajo y aquí estoy otra vez.
-¿Pero qué disculpa vas a dar?
-Esta cena no nos hermana, seguimos tan divididas como el resto del año, ¿para qué la hacemos?
-Mujer, no le des tanta importancia; es una simple convención social.
-Ahora lo entiendo.

Ilustración: Turkish Delight Studio