-Mamá, mira cómo me ha puesto Fiodor. No puedo ir así a casa de Mariana.
-No veo por qué no.
-Va a pensar que me tienes descuidado.
-Para mí es más importante lo que yo pienso.
-¿Y qué piensas tú?
-Que tengo un hijo inútil que no sabe cepillarse.

Ilustración: Kathy Hare