-¿Cuando seas mayor vas a dedicarte a coser como tu madre?
-No, seguirá cosiendo ella para mí.
-Pero tú madre envejecerá y llegará un momento que no pueda.
-Cuando llegue ese momento la jubilaré y contrataré a otra.
-¿Le pagas?
-Todavía no, pero será lo primero que haga en cuanto saque el título de diseñadora de modas y monte mi propio taller.

Ilustración: Monique Dong