-Este pajarito me recuerda a mi marido. Comía de mi mano.
-El mío también.
-¿Cuándo lo supiste?
-El día que dejó de comer de la mía.

Ilustración: Birgitta Lindeblad