Buscar

La escritura es un estado

Elma S. Vega

mes

febrero 2018

Sentimientos para todos

-No quiero seguir jugando.
-Eres una pelota.
-Estoy harta
-¡Imposible! Eres un objeto.
-¿Acaso tu no te hartas?
-Pero yo soy un perro y la ley me reconoce sentimientos.
-Pues yo reivindico una ley así para nosotros.
-No compares.
-Resulta desolador comprobar lo humanos que os estáis volviendo los animales.

Ilustración: fineartamerica.com

Chateando

-Micaela, ¿te falta mucho? Llevas una hora ahí dentro.
-Ya salgo.
Dos horas más tarde…
-¡Micaela!, abre la puerta o llamo a los bomberos.
-No te harán caso, mamá. Estoy chatenado con ellos. Ya les advertí de que los llamarías.

Ilustración: Pinterest

Amores no correspondidos

-¿Y tú por qué no te has casado?
-La mujer de la que estaba enamorado se casó con otro.
-Eso tiene que ser terrible.
-Mucho. ¿Y tú?
-El hombre que amaba se murió en un accidente.
-Lo siento.
-No te preocupes, me evitó tener que soportar que se casara con otra.

Ilustración: Daniela Volpari
«A escribir te empuja una pulsión interior irrefrenable».
Ilustración: Barbara McClintock

«[…] vuelvo a mi diario en busca de sosiego. La costumbre de anotarlo todo minuciosamente creo que me ayudará a sobreponerme».

BRAM STOKER
Drácula

Ilustración: Alexandra Ball

Novio cobarde

-No puedo ir, ahora tengo que sacar al perro.
-…
-No, no pueden hacerlo mis padres. Estoy solo.
-…
-No, no puedes venir. A mis padres no les gusta que venga gente a casa cuando no están.
-Juan, cuelga ese teléfono y explícame por qué mientes y a quién.
-No miento, mamá.
-Para empezar, tú no sacas a Tor; para continuar, ahora no estás solo; y, para colmo, ni tu padre ni yo impedimos a tus amigos venir a casa cuando lo estás.
-No se trata de un amigo.
-¿De quién se trata, entonces?
-De mi novia.

Ilustración: Pascal Campion

Evitar perder privilegios

-De pequeño no me gustaba el arroz blanco con huevos.
-Me alegra que ahora sí.
-Sigue sin gustarme.
-No lo sabía. Nunca has dicho nada.
-Tú no reacionas como mi madre, apuesto a que si lo digo me contestas que me haga la cena.

Ilustración: Hyocheon Jeong

Otra forma de aprender

-Ves Master Chef junior, ¿eh?
-¿Qué es eso?
-Un programa de cocina de la tele.
-En mi casa no tenemos tele.
-¿Entonces dónde has aprendido a cortar así la zanahoria?
-Donde todo, en un tutorial de YouTube.

Ilustración: google.ca/pinterest

Lengua materna

Hay combinaciones de palabras que oímos a menudo sin escucharlas, sin pararnos a pensar el profundo significado de las mismas. «Lengua materna» es una de ellas. Para unos es el medio más auténtico para expresar sus sentimientos y comunicarse con la familia o comunidad. Entendiendo por esta última al conjunto de vecinos y no a una entidad territorial, aunque también.

Pero quiero huir, precisamente, de ese contexto que nos lleva, sin remedio, a la otra interpretación que se hace de la expresión «lengua materna»: peligro a combatir. La mala política, o más concretamente, los políticos malos, fabrican peligros sin cesar. Cuantos más peligros fantasmas intuyamos los ciudadanos, mejor. Campo despejado para seguir ejerciendo alegremente su política adversa a nosotros.

A estas alturas, habrá quien haya abandonado este texto creyéndolo una exaltación del nacionalismo. Nada más lejos de mi intención sin embargo. Es una exaltación de todas las lenguas propias, la de cada uno de nosotros. De la lengua que heredamos. De las primeras palabras que oímos en casa, a nuestra madre. Palabras que nos acompañan en los primeros años de vida, cuando nuestro territorio es habitado por los que nos aman, solo por ellos. Ese entorno de abrigo en el que aprendemos a amar lo propio.

Heredamos los rasgos, heredamos los gestos, heredamos las costumbres. Heredamos la lengua. La lengua que narra nuestra historia familiar y a la que podemos sumar muchas más. Pues cuantas más conozcamos a más gente comprenderemos. No en vano, conocer facilita entender.

De modo que convendría conocer un poco mejor nuestra lengua materna y su origen para opinar convenientemente sobre ella. No reivindico una postura política, reivindico respeto hacia una lengua, en mi caso el asturianu, a la que se le niega incluso la existencia. Hoy, Día Internacional De la Lengua Materna, es el día más indicado para recapacitar sobre este hecho.

Las lenguas surgieron para unir, no para separar. Materno es aquello propio, de la madre, de nuestros afectos. ¿Por qué enemistarnos, entonces, con nuestra propia lengua? Sinceramente, solo desde el desconocimiento y el desamor entiendo el motivo.

Ilustración: Claudia Tremblay

Alumna destacada

-Cuatro más seis suman diez, profe.
-Áurea, le he preguntado a Cristina.
-Ya, profe, pero quiero que sepa que lo sé yo.
-Te agradecería que, alguna vez, me permitieras tener la oportunidad de comprobar si lo sabe el resto de la clase.

Ilustración: Coralie Vallageas

Ahorro hipotecado

-¿Qué te parece si contratamos un plan de pensiones y vamos ahorrando para el futuro?
-¿Qué dices? Todavía estamos pagando la hipoteca por hacer caso al gobierno y ahorrar en una cuenta vivienda.

Ilustración: Matthieu Forichon

Lenguaje inclusivo

-¿Vosotras qué os consideráis?
-Yo cocinera.
-Está out. Yo prefiero restauradora.
-Restauradora lo asocio a anticuaria. Prefiero chef.
-Chef es masculino.
-Pues chefa.
-Eso no existe.
-Espera a que lo diga cuando comience la emisión.

Ilustración: Kanako Kuna
«El amor es así, inexistente realmente. Es el amante el que lo crea y lo destruye. Lo ensalza haciéndolo sublime o lo aborrece, según su capricho».
Ilustración: sulromanzo.it

«Quien más quien menos, […], tiene un pie en un escalofriante país imaginario, en un lugar que sólo existe para él, en sus ofuscaciones, pero hay quien tiene los dos. Los dos pies asentados en la la utopía escabrosa».

FELIPE BENÍTEZ REYES
El azar y viceversa

Ilustración: sulromanzo.it

Baño conjunto

-¿Para que abres el paraguas?
-No me gusta mojarme el pelo.
-A mí tampoco.

Ilustración: Pascal Campion

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑