«[…] nada hay que tranquilice tanto la mente como un propósito claro, una meta en la cual el alma pueda fijar su aliento intelectual».

MARY W. SHELLEY
Frankenstein o el moderno Prometeo

Ilustración: Jimmy Liao