-No puedo ir, ahora tengo que sacar al perro.
-…
-No, no pueden hacerlo mis padres. Estoy solo.
-…
-No, no puedes venir. A mis padres no les gusta que venga gente a casa cuando no están.
-Juan, cuelga ese teléfono y explícame por qué mientes y a quién.
-No miento, mamá.
-Para empezar, tú no sacas a Tor; para continuar, ahora no estás solo; y, para colmo, ni tu padre ni yo impedimos a tus amigos venir a casa cuando lo estás.
-No se trata de un amigo.
-¿De quién se trata, entonces?
-De mi novia.

Ilustración: Pascal Campion