-Micaela, ¿te falta mucho? Llevas una hora ahí dentro.
-Ya salgo.
Dos horas más tarde…
-¡Micaela!, abre la puerta o llamo a los bomberos.
-No te harán caso, mamá. Estoy chatenado con ellos. Ya les advertí de que los llamarías.

Ilustración: Pinterest