Buscar

La escritura es un estado

Elma S. Vega

fecha

marzo 7, 2018

Lealtad, obediencia y cariño brutal

Una palabra, lealtad, para describir a Toya. Pegada a mi cama un día tras otro. Se esconde bajo ella cuando la vienen a buscar para salir. Aun así, obedece. Obediencia, también la define. Mi familia consigue distraerla un buen rato, hace ejercicio y corre feliz por prados anegados. La llaman y acude. Un ladrido impaciente a la puerta de mi habitación me advierte de que los ausentes regresaron. Vuelven satisfechos, aunque cansados. Los años no perdonan. Me cubre de besos. Brutalmente cariñosa, la adjetiva mi padre. Lleva razón, eso también la define.

Imagen: Fototeca propia

Reivindicando igualdad

-Hoy vas solo al cole, Hugo.
-¡No! ¿Por? ¿Qué te hice? ¿Ya no me quieres?
-No tengo nada contra ti. Es porque me sumo a la huelga en defensa de mis derechos de mujer.
-¿Y por qué no se lo dijiste a mamá para que me llevara ella?
-El feminismo de las madres es muy frágil. Temí pensara que era más importante acompañarte a clase que ir a la manifestación.
-¿Y no lo es?

Ilustración: Virpy Pekkala

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑