-«El amado ausente conserva intacto un espacio en nuestro interior».
ilustración: Masha D’yans