-Y tú no me felicitas, Begoña.
-El día del padre es un cuento capitalista.
-¿Y eso qué importa?
-¿Aceptas vivir en una sociedad gobernada por el dinero?
-Imagínate lo incómodo que sería volver al trueque.
-Mi profesora lo practica.
-Ya entiendo, fue ella la que te indujo contra el día del padre.
-Si querías una hija liberal, no haberme enviado a un colegio progresista.

Ilustración: Pascal Campion