«Ardua es su tarea no elegida de existir [la del hombre]; pero en su mano está dotarla de sentido si a la vida general agrega unas gotas de conocimiento y hermosura con esfuerzo generoso; si multiplica y comparte, no pidiendo nada a cambio, los dones gratuitamente recibidos».

FERNANDO ARAMBURU
Autorretrato sin mí

Ilustración: Francesca Quatraro