-¿Qué le parece este?
-No me veo.
-Parecerá otra.
-No pretendo parecer otra. Ya le dije que quiero un sujetador de algodón sin aros.
-No se lo aconsejo.
-Pero puede explicarme el porqué.
-Porque los han dejado de fabricar.
-¿Y por qué no me lo dijo primero?
-Porque debo de vender un mínimo o me despedirán.
-No se preocupe. Le diré a su superior que si quiere vender debería tener lo que se demanda.
-Me doy por enterada.

Ilustrada: Virpi Pekkala