-¿Puedo bañarme, Clara?
-No Blancaflor, tienes anginas.
-Oí a tu madre decir que las tenía tu hermano.
-Dicen que los niños proyectamos las preocupaciones en nuestros juguetes, a lo peor las contrajiste por mi culpa.

Ilustración: Honor C. Appleton