-«Ariatha, cuando vuelvas a casa no hallarás rastro de mí. Ya no siento lo mismo cuando estamos juntos. No te lo dije esta mañana al desayuno porque te echarías a llorar y no soporto hacerte daño».

Ilustración: sevelletheartist.com