-¿Qué estás haciendo?, acabo de pintar esa pared.
-El color albero es contraproducente.
-¿Para qué?
-Para el ánimo. Mi psicoperapeuta dice que los colores nos influyen.
-Y si no nos gustan.
-Sobre eso no dijo nada.

Ilustración: Virpi Pekkala